Spanish Afrikaans Arabic Basque Catalan Chinese (Simplified) Danish Dutch English Finnish French Galician German Greek Hebrew Hindi Italian Japanese Korean Norwegian Polish Portuguese Russian Serbian Swedish Turkish

Imprimir

Presentación

Asentada sobre una ribera, y a la sombra de sus choperas, reposa en dulce remanso de aguas, la localidad de Hospital de Órbigo, sobre cuyo magnífico Puente, un caballero leonés protagonizó por el siglo XV uno de los últimos Torneos Medievales.     

      

  Para las generaciones venideras han quedado grabadas sus hazañas sobre el mismo lugar donde acontecieron, es decir, sobre el Puente Romano que parece cabalgar sobre las aguas espumosas y juguetonas del río Órbigo. Por él pasaron, y aún hoy siguen pasando incontables peregrinos nacionales y de fuera de nuestras fronteras, con la sola ilusión de postrarse ante la tumba del Apóstol, en Santiago de Compostela.        

  

  Es ese camino de peregrinación, también llamado "Camino Francés" el que pasa bordeando la fachada de nuestra hermosa iglesia parroquial de San Juan Bautista, no sin antes haber saludado, a su diestra, la espadaña de la Iglesia del Puente, que asemejan una allá arriba y la otra aquí abajo, dos centinelas velando este curioso paso de piedras sobre lecho de aguas.

 




  Se encuentran Hospital y Puente, en un estratégico cruce de caminos, próximos a poblaciones como León, Astorga, La Bañeza y Carrizo, próximo el acceso a la autopista que nos comunica con la cornisa cantábrica, y autovías que se adentran en la meseta castellana.

 

  Villa de gran tradición como centro fabril de transformación de productos agrarios, debido a la constante formación progresista de su Escuela de Ampliación de Instrucción Primaria y de Agricultura, fundada en 1890 por los Sres. D. Francisco y D. Pedro Blanco de Sierra Pambley, hombres que supieron acomodar las enseñanzas de la Institución de la libre enseñanza de Giner de los Rios a una zona agrícola por excelencia. En fábricas de piensos y leche trabaja gran parte de la población, compartiendo un % cada vez menor la agricultura intensiva, y ganando cada día más adeptos el sector servicios, y sobretodo el sector turístico, que parece puede llegar a ser en un futuro no muy lejano, el verdadero motor de la comarca, puesto que nuestras infraestructuras así lo aconsejan.

 

  Contamos con un importante número de plazas hosteleras, acondicionadas con las más modernas instalaciones, capaces de albergar un importante número de visitantes durante todo el año, así como muchas casas de alquiler, (generalmente en temporada estival).

 

Para los que deseen un turismo en contacto con la naturaleza, en un sentido más estricto, disponemos de unas modernas instalaciones de Camping, para albergar a unas 700 personas, ubicado en un entorno de choperas y a la orilla del río, lo que lo hace único en muchos kilómetros a la redonda, dotado además de todos los servicios, cafetería, autoservicio, agua caliente, alumbrado público, aparcamiento, lugares de ocio, etc..


 


  Para quienes llegan a Hospital cansados de todo un día de duro caminar por las carreteras leonesas y solamente sueñan con descansar, me refiero a los peregrinos, que en verano sobretodo, nos visitan, disponemos de una Hospedería para peregrinos, y de un moderno Albergue, que los reconfortará, y habrá que tener mucha fuerza de voluntad para volver a calzarse las botas y emprender camino, pero...

       

  Para los que llegan algo más descansados siempre les que la opción de pasarse por la Base de Acampada, allí reposarán sus huesos en un mullido colchón, y podrán contar sus aventuras del día en torno a un fuego de campamento, o simplemente contando las estrellas.

 

  Igualmente disponemos de una amplia variedad de instalaciones deportivas, para la práctica de los más diversos deportes, piscinas, tenis, frontón, pesca deportiva, campo de fútbol, baloncesto, etc.. también disponemos de varios parques infantiles, que son la delicia de los pequeños y para los que no son capaces de pasar unas horas en el parque, pueden ir a los muchos bares, cafeterías, mesones, terrazas de verano, merenderos y restaurantes, donde seguro degustarán unos platos típicos que los recordaran por mucho tiempo. Y después para bajar esos "kilos" de más a bailar a las salas de fiestas, discoteca o garitos tan de moda en las noches del verano ribereño.

       

  Es el río Órbigo, el que ha dado a esta zona y en concreto ha éste pueblo, algo de lo que realmente se siente orgulloso y pregona a los cuatro vientos; me estoy refiriendo a la Trucha. Aquí se prepara en todas sus variantes y modalidades. Siendo las Sopas de Trucha, su plato más representativo y el que mayor número de personas congrega en las ya conocidas "Jornadas gastronómicas de la trucha", que todos los años se vienen celebrando allá por el mes de Marzo, y donde las podrá degustar, fritas, escabechadas, ahumadas, en salpicón, laureadas, etc... Otra buena excusa para acercarse hasta Hospital de Órbigo.

 

  El municipio celebra las festividades de San Blas (3 de Febrero), y de San Juan Bautista (24 de Junio). De un tiempo a esta parte, está cogiendo gran auge el carnaval, que aunque popular, es bastante participativo con gran numero de disfraces a cargo de las diversas Asociaciones con las que cuenta el pueblo.

       

  Después de mucho tiempo se ha logrado que nuestro municipio, posea un escudo de armas oficial, y garantizado por la autoridad competente, como es la emanada del Cronista Rey de Armas de España.

       

  Para realizar este proyecto -ya definitivo- D. Vicente de Cadenas y Vicent (actual cronista rey de armas), ha hecho un estudio exhaustivo sobre nuestro entorno, llegando a la conclusión que hay tres cosas que caracterizan a nuestro municipio, a saber: nuestro Puente Romano, la dependencia de la Orden de San Juan de Jerusalen (hasta finales del S. XIX existió en nuestro pueblo, un Hospital de ésta Encomienda). Y por fin, el famoso hecho de armas de La Puente del Passo Honroso, protagonizado por D. Suero de Quiñones, allá por el año 1434.



 

ARMAS:

 

En campo de azur (azul) y sostenido por ondas de plata y azur, un puente de oro de cinco ojos, vigilado en la siniestra por un caballero armado de punta en blanco (plata) que empuña en la mano diestra una lanza del mismo metal. Franco cuartel de gules (rojo) con una cruz de Malta de plata. Aconseja el Rey de Armas, el que este escudo vaya timbrado con la Corona Real de España.