Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. 

forkredit.com | www.sadowod.com | - | finntalk.com
Spanish Afrikaans Arabic Basque Catalan Chinese (Simplified) Danish Dutch English Finnish French Galician German Greek Hebrew Hindi Italian Japanese Korean Norwegian Polish Portuguese Russian Serbian Swedish Turkish

Noticias

El último Passo Honroso de Europa hace historia

El juez Vázquez Taín se compromete a exponer en Hospital de Órbigo la argolla y el lazo de don Suero depositados en la Catedral de Santiago.

MANTEC256

mante2019 1 mante2019 2

 El triunfo de don Suero de Quiñones para honrar a su amada, Leonor de Tovar, volvió ayer a hacer vibrar a los miles de visitantes que se acercaron a las inmediaciones del Passo Honroso para presencial la recreación histórica con la que Hospital de Órbigo recuerda cada año la gran gesta de este caballero leonés en 1434.


Como testigo de excepción de esta fiesta, declarada de Interés Turístico Regional, el mantenedor de este año, el juez gallego José Antonio Vázquez Taín, que fue recibido por los vecinos de Hospital con el calor y el reconocimiento que se merece la figura más importante de las Justas, con el permiso de don Suero. Junto a él, el alcalde de la localidad,

 

Enrique Busto, actuó como orgulloso anfitrión. En su discurso Taín demostró ser una gran conocedor de la historia de este pueblo. «Las Justas de Don Suero de Quiñones quizá sea el último Passo Honroso que se celebró en Europa, porque en 1434 la Reconquista ya estaba prácticamente terminada», explicó. El mantenedor avanzó que el próximo año se editará su libro sobre la Ruta Jacobea y en él Hospital tendrá un lugar destacado» «Lo escribiré con emoción y con un recuerdo imborrable de lo que he vivido este fin de semana».

 

Por último se comprometió, en que para el 25 aniversario de las Justas, la argolla y el lazo de Don Suero, depositados por el propio caballero en la Catedral de Santiago después de hacer el Camino una vez concluidas las Justas, se expongan en Hospital porque «uniendo presente y pasado se hace un futuro más brillante».