Spanish Afrikaans Arabic Basque Catalan Chinese (Simplified) Danish Dutch English Finnish French Galician German Greek Hebrew Hindi Italian Japanese Korean Norwegian Polish Portuguese Russian Serbian Swedish Turkish

Imprimir

Un mantenedor que trabajará a destajo para atender las 35.000 personas previstas en las Justas de Hospital de Órbigo

Nunca antes un mantenedor de las Justas Medievales del Passo Honroso de Hospital de Órbigo ha trabajado tanto como lo hará el mantenedor nombrado este año, Protección Civil. Y es que además de presidir la multitudinaria recreación histórica de los próximos 6 y 7 de junio, multiplicará su presencia para garantizar la seguridad y coordinación de las más de 35.000 personas previstas en el evento.

La Comisión de Seguridad celebrada este viernes en Hospital, bajo presidenta de la nueva subdelegada del Gobierno en León, Teresa Mata, y el alcalde de Hospital de Órbigo, Enrique Busto, dio el visto bueno a los planes de atención, seguridad y coordinación de las Justas 2015, que contarán con 60 voluntarios de Protección de la Asociación Nacional, con sede en Hospital de Órbigo.

 

Además, se dispondrán dos ambulancias equipadas y un puesto médico avanzado, un doctor y dos ATSs, un camión de bomberos y decenas de agentes de Guardia Civil, tanto de uniforme como de paisano. Todos ellos ‘velarán las armas’ junto a Don Suero y los miles de personas que acuden para disfrutar de esta fiesta, declarada de Interés Turístico Regional.

Las ambulancias serán de soporte vital básico y existirá la posibilidad de atención nocturna en el centro de salud de la villa. En el caso de Protección Civil, que ejerce de mantenedor, participarán dotaciones de de varios ayuntamientos del país e incluso habrá técnicos de la compañía eléctrica, coordinados en su conjunto desde un Puesto de Mando Avanzado.

“Sólo diversión y ambiente medieval”

Enrique Busto agradeció ante Teresa Mata un año más el apoyo de las instituciones, los colectivos, las agrupaciones de voluntarios y los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, resaltando que “gracias a un esfuerzo conjunto todo este dispositivo garantiza cada año que nuestra entrañable fiesta no se vea empañada jamás por ningún altercado ni suceso grave”, de modo que “la diversión y el ambiente medieval sean la única nota predominante”.